Sphero BB-8, análisis: el juguete de Star Wars más excelente de la historia

Durante los últimos 38 años no ha habido un droide más amado por los seguidores de Star Wars que R2-D2. Mas esto podría cambiar ahora cuando The Force Awakens llegue a los cines, sobre todo ahora que cualquiera puede comprar una réplica pequeña del nuevo droide BB-8, que puede rodar y mantenerse de pie por sí solo.

Los entusiastas de Star Wars pudieron ver a BB-ocho por vez primera en el teaser original de The Force Awakens. Y como solamente conocían droides que andaban, conducían o volaban, se sintieron inmediatamente anonadados por el original diseño circular de BB-8 y esa cabeza flotante que, como por arte de birlibirloque, jamás se cae.

No fue hasta la Star Wars Celebration en abril, donde surgió una versión real de BB-8 rodando por el escenario, cuando todo el planeta se dio cuenta de que R2-D2 iba a tener que enfrentarse a un duro contrincante. En The Force Awakens, BB-8 tiene vida merced a los titiriteros en el set y a los efectos visuales.

Cuando se conoció que Sphero estaba detrás del BB-ocho real que se sostenía de pie, el mundo del juguete se volvió un hervidero de rumores sobre la posibilidad de que apareciera una versión en pequeño de ese BB-ocho con modificaciones menores. La excelente noticia para los fans de Star Wars es que esos cotilleos resultaron ser ciertos.

¿Qué características tiene?

Es una réplica del robot BB-ocho que sale en Star Wars: The Force Awakens. Puede rodar y ponerse en equilibrio por sí mismo, tal y como hace el secundario robótico que hemos visto en los teasers de la película hasta ahora.

Ni que decir tiene que la mayoría de los juguetes de Star Wars requieren una buena dosis de creatividad para cerrar la brecha entre lo que los seguidores mantienen en sus manos y lo que ven en la pantalla. ¿Sables láser con el haz de luz hecho de un cilindro de plástico? Vaya timo. Sin embargo, excluyendo su tamaño, la versión miniatura de BB-ocho que ha hecho Sphero reproduce a la perfección prácticamente todo cuanto le hemos visto hacer al nuevo robot, al menos hasta ahora.

Cuando lo emparejamos con una app que se instala en tu móvil inteligente o tablet, BB-8 puede explorar tu casa de forma autónoma, hacer una serie de movimientos que tiene preprogramados, e incluso contestar a comandos de voz. En todo instante además puedes tomar el control de BB-8 y por medio de los botones de la pantalla mandarlo rodando a explorar por donde quieras.

Con un precio de ciento cincuenta dólares americanos, el BB8 de Sphero es uno de los juguetes de Star Wars más costosos que van a llegar este fin de semana a las tiendas, mas no hay dudas de que este pequeño droide va a ser un gran éxito de cara al estreno de la película a finales de 2015.

Diseño

Salvo por la adición de la cabeza flotante que continúa siempre y en toda circunstancia encima de su cuerpo, el BB-8 de Sphero es exactamente el mismo producto que la bola robótica de la empresa. Por lo menos en concepto de apariencia.

El cuerpo de BB-ocho es una bola de plástico llana, con tres pulgadas de diámetro, envuelta con dibujos detallados del robot que hasta el ahora parecen perdurables. Mientras jugaba con él por unos días, acepto que nuestro BB-ocho tuvo unos pocos encontronazos con mis muebles y mis paredes, mas no hay ni un arañazo en él. No sé si subsistirá a los disparos de un Stormtrooper, mas debería soportar bien los peligros que se ocultan en tu casa o bien en tu oficina.

En su interior, el mecanismo de autoadrizamiento que deja a la bola de Sphero impulsarse, marcha como lo hace una persona en una de esas bolas inflables gigantes, escalando por las paredes para rodar. En BB-ocho, el mecanismo se ha mejorado a través un soporte vertical con un imán en la punta que mantiene la cabeza en su sitio.

El imán es suficientemente fuerte para sujetarse a la cabeza de BB-ocho aunque este se choque accidentalmente con algo, mas en ocasiones se cae cuando el pequeño droide procura rodar bajo un objeto que no tiene el suficiente espacio libre.

Sin embargo, es pasmosamente simple volver a anexarla a su cuerpo esférico. Y esas pequeñas antenas que ves que sobresalen en la parte superior están hechas de plástico flexible, por lo que hay poco peligro de que se rompan en el caso de colisión. Es tan recomendado para los pequeños como un juguete de ciento cincuenta dólares americanos debería ser, siempre que tu hijo no intente comerse la cabeza de BB-8.

En vez de un puerto micro-USB que echaría a perder el cuerpo llano de BB-ocho y su capacidad para rodar con libertad, la batería interior se recarga con un cargador por inducción. Únicamente necesitas colocar el BB-8 en la base incluida (que a su vez sirve como un magnífico soporte para exhibirlo que posibilita que no se caiga de tu escritorio) y el droide empieza a cargarse. No podría ser más simple. 3 horas de carga te ofrecen cerca de una hora de tiempo de juego.

Asimismo es importante apuntar que el BB-ocho de Sphero es un droide conectado a una app. Si no tienes una tablet o bien un móvil que funcione con Android o iOS donde instalar la app gratis, lo máximo que puedes hacer es cargar el droide y activar unos jocosos movimientos de cabeza cuando está en su base. No es demasiado apasionante y obviamente no vale los 150 dólares americanos cuando no tienes un dispositivo móvil con estos sistemas operativos.

Por otra parte, la app de BB-ocho es maravillosa (tanto como puede serlo una app para juguetes). Es tan coherente con la marca Star Wars como una aplicación de Star Wars puede ser (lo que es bueno) y está sobresaturada con dibujos, animaciones y efectos de sonidos sacados del cosmos de La Guerra de las Galaxias.

Si piensas en comprar el BB-8 de Sphero, probablemente ya seas un enorme entusiasta de Star Wars y, indudablemente, te van a encantar todos y cada uno de los detalles del mundo Star Wars que contiene. Por si fuera poco la app está fantásticamente bien diseñada y es sorprendemente simple de usar sin tener que sentarse a ver un largo tutorial (pero sí que te ponen un tutorial la primera vez que lo empleas). Sin quejas.



La mayoría de las veces, el software que acompaña a este género de juguetes da la sensación de que ha sido hecho sin tiempo con las mínimas pruebas por el hecho de que siempre lo pueden reparar con una actualización tiempo una vez que el juguete se haya puesto a la venta (y en realidad rara vez se actualiza). Mas no cabe duda de que Sphero ha puesto cuidado en la creación de la app de BB-8 como en el juguete en sí. Y eso no hace más que sumar diversión.

Uso

Cuando BB-8 está absolutamente cargado (se indica con una serie de luces en la base de carga inductiva), todo lo que tienes que hacer es asegurarte de que el Bluetooth esté encendido en tu Smartphone, lanzar la aplicación y tener al pequeño droide cerca. La conexión entre BB-8 y tu Smartphone se realiza de forma automática después de unos segundos, sin precisar pelearse con las opciones de emparejamiento.

En el momento en que BB-ocho está conectado a tu dispositivo, puedes decidir entre tres diferentes modos de juego: patrulla, conducción o mensaje.

Patrulla es el modo autónomo de BB-8 y es similar a tener un cachorro ciego corriendo alegre por toda tu habitación. BB-ocho no cuenta con ningún sensor a bordo, así que se choca sin parar con las paredes, los pies y los muebles según explora el espacio. Mas manteniendo el control del rumbo y la velocidad del juguete, la app que lo acompaña hace que BB-ocho se aprenda los entresijos de la habitación, de modo que al final tendrá un mapa rudimentario que le permitirá evitar objetos con los que ya se había topado.

Cuando BB-ocho se marcha a explorar por su cuenta, la app muestra su velocidad actual, lo lejos que ha llegado y el recorrido que ha hecho por la casa. El pequeño droide es suficientemente listo como para no quedarse bloqueado. Si se choca con un objeto fijo, sencillamente recula y se va en otra dirección.

Las choques no son un inconveniente, mas las caídas podrían serlo. La ausencia de sensores o de cualquier clase de información sobre los riesgos que tiene por delante hacen que BB-8 pueda caer con facilidad por una escalera o desde una mesa. Y a pesar de que el juguete esté hecho de plástico resistente, está lejos de ser insuperable. Una caída sobre hormigón lo como borrar historial google podría abollar, dañar o romper con facilidad, lo que pondría fin a la capacidad de rodar de BB-ocho. Conque tener un tanto de precaución mientras empleas a BB-8 en modo patrulla te puede ahorrar ciento cincuenta dólares americanos.

Pese a que sea ameno ver al BB-8 de Sphero rodar por toda la casa por sí mismo y reaccionar con movimientos de cabeza adorables y efectos de sonido cuando se golpea con algo, la verdadera diversión del juguete está al supervisar mismo el droide.

En el modo de conducción hay dos joysticks digitales que te permiten tomar el control de BB-ocho, mas manejar una bola totalmente esférica puede ser un tanto complicado en ocasiones porque no siempre estás seguro de qué dirección es hacia adelante. Sin embargo, como pasa en el robot original de Sphero, hay una forma fácil de saber hacia dónde rueda BB-ocho.

El joystick de la izquierda se usa para hacer avanzar a BB-ocho hacia adelante y hacia atrás, o manejarlo hacia la izquierda y la derecha. Mientras que el joystick de la derecha se usa para mover el mecanismo interno de tal modo que te aseguras que siempre apunta a la dirección donde quieres enviarlo.

Para saber precisamente hacia qué dirección se dirige BB-8, un led azul en su cuerpo redondo se enciende a medida que ajustas la orientación del mecanismo interno. Si el led azul apunta hacia ti, el joystick izquierdo actuará tal y como esperas, enviando a BB-8 en la dirección contraria cuando deslizas el dedo hacia adelante. Basta con creer que la luz azul es como los faros de atrás de un automóvil.

Cuando hayas dominado los manejos de orientación, aprender a llevar a BB-8 esquivando los obstáculos llevará algo más de práctica, mas se debe sobre todo a que muchos de nosotros no ha manejado una bola con anterioridad. Los controles de la pantalla táctil en la aplicación responden de manera perfecta, pero precisarás tiempo para familiarizarte a ellos porque a máxima velocidad el BB-8 puede ser pasmosamente veloz.

En tus tus primeros intentos chocarás con muchas cosas, eso es así. Pero pronto lograrás los reflejos y la memoria muscular precisos para conseguir que el pequeño juguete vaya a toda velocidad por la estancia sin golpearse con nada. Y es entonces cuando el droide se vuelve increíblemente satisfactorio y da un buen montón de distracción: cuando consigues hacerlo rodar con movimientos reales como si estuviese pensando por sí mismo como lo haría un droide de verdad.

Para conseguir traer a BB-ocho a la vida y expresar su personalidad, en el modo conducción puedes activar una serie de respuestas y movimientos establecidos con tocar un botón. El sí y el no son particularmente entretenidos, y son sin duda la mejor forma de contestar a un compañero de trabajo cuando te haga una pregunta.

Pero no sería un droide sin capacidades holográficas. ¿Cómo si no habría convencido la Princesa Leia a Obi-Wan Kenobi de secundar a Luke Skywalker y a la rebelión?

Conociendo que esta tecnología no existe realmente aún, a Sphero se le ha imaginado una forma inteligente de recrearla gracias a la app haciendo uso de la realidad aumentada. Una vez que hayas grabado un mensaje haciendo uso de la cámara frontal de tu móvil o bien tableta (que inevitablemente será «Ayúdame Obi-Wan Kenobi. Eres mi única esperanza» la primera vez que lo uses), solamente apunta con tu smartphone al droide y el mensaje parecerá salir proyectado de su pequeña cabeza, mas solamente cuando se mira a través de la pantalla de tu dispositivo.

No creo que vayas a utilizar el modo mensaje más de un par de veces cuando le enseñes el robot a tus amigos. Sin embargo los más pequeños indudablemente gozarán de esta función, y es solo otro ejemplo de de qué manera Sphero ha hecho un trabajo magnífico transformando a la app de BB-8 en una parte vital de la experiencia y no únicamente un accesorio.

Nos cautiva

Cuando BB-ocho apareció rodando en el escenario de Star Wars Celebration a principios de este año, todos y cada uno de los seguidores de Star Wars pensaron lo mismo: “¡ uno!”. No pasó un buen tiempo para que ciertos apasionados intranquilices y con talento empezaran a fabricar unos BB-ocho completamente funcionales. Ahora el resto de nosotros, finalmente, puede ser dueño de uno.

Es bastante difícil decir con certeza cuánto se parece el BB-ocho de Sphero al que protagoniza The Force Awakens puesto que en realidad ninguno de nosotros ha visto la película. Sin embargo por las escasas veces que hemos podido ver a BB-ocho en acción, parece que Sphero ha clavado el diseño y las proporciones con su miniatura del droide. El diseño, la fabricación y en concreto la aplicación han recibido mucho cuidado y atención al detalle.

Si eres un fan de Star Wars, te va a ser bastante difícil no esbozar una sonrisa la primera vez que mandes a BB-ocho a rodar por tu suelo. Se mueve y responde a los obstáculos con reacciones, movimientos y efectos de sonido impresionantemente realistas. Desde la primera película de Star Wars se han vendido una infinidad de juguetes de R2-D2 que intentan recrear los movimientos de este droide, aunque ninguno ha estado tan cerca de reproducir la personalidad de R2-D2 como lo ha estado Sphero al reproducir la de BB-8.

también es un juguete exageradamente ameno. Las reacciones que tengan tus conocidos te impulsarán a entender por qué razón otros incondicionales de Star Wars se gastan cientos de dólares americanos en fabricar sus réplicas de control a distancia de Artoo y otros droides. Y te alegrará que tú solo hayas debido gastarte 150.

No nos agrada

¿Recuerdas del pasado, cuando todos usábamos ratones de computador? ¿Y esos modelos primitivos que empleaban una bola de goma que giraba en su interior en lugar de una suntuosa cámara? ¿Recuerdas de la frecuencia con la que había que asear esas ruedas a fin de que el cursor del ratón no brincase de un lado a otro en la pantalla? Bien, conseguirás regresar a vivir esos días siempre que pares a adecentar la parte inferior de la cabeza de BB-8.



El cuerpo esférico de BB_8 está enteramente sellado a fin de que nada (independientemente de que sea polvo, suciedad o agua) pueda entrar jamás. Mas su cabeza imantada emplea dos rueditas a las que se les da muy, enormemente bien recoger pelusas y suciedad. Absolutamente todo lo que se obstruye en el cuerpo de BB-ocho acaba aquí arriba.

No tener sensores en el juguete denota que debes tener mucho cuidado con dónde eliges jugar con BB-ocho, pese a que lo controles tú mismo. El juguete se mueve rapidísimo en superficies llanas y duras, y si no tienes cuidado lo puedes tirar por el borde de una mesa sin querer. Si cae sobre una alfombra no le va a ocurrir nada, aunque si cae al duro suelo vas a estar exponiendo con seriedad la vida de tu pequeño robot.



BB-8 igualmente tiende a tambalearse mucho, especialmente cuando rueda sobre superficies duras y llanas. Admitimos que el Sphero original tiene igualmente este obstáculo, sin embargo como es una esfera perfecta es probable que no te des cuenta del bamboleo al parar en seco o cuando cambias espontáneamente de dirección. Pese a ello, con el peso añadido de la cabeza de BB-8 en la parte superior, el movimiento de vaivén del juguete que se genera por la inercia se aprecia bastante. No afecta verdaderamente al movimiento del juguete, sin embargo da la sensación de que BB-ocho ha estado toda la noche de fiesta con otros droides.

La app de BB-ocho promociona las funciones de voz como una funcionalidad entretenida. Puedes llamar la atención de BB-ocho con decir “ok, BB-8” seguido de otro comando de voz de un buen puñado de instrucciones diferentes. Mas no es tal y como si Sphero hubiese revolucionado el reconocimiento de voz para esta app, está realmente lejos de ser perfecta. Tu tasa de éxito con los comandos de voz puede modificarse enormemente en función de dónde estés tratando de hablar con el droide, y encontramos muy molesta la función por la cantidad de veces que mencionas accidentalmente “BB-8” mientras juegas con él, de esta forma que la desactivamos casi de inmediato.

¿Deberías hacerse con él?

¿Recuerdas de cuando todos esos padres se peleaban por los juguetes de Elmo Cosquillas días antes de Navidad? Puedes estar seguro de que ocurrirá lo mismo con los entusiastas de Star Wars que acudirán desesperadamente para comprar el último BB-8 de la tienda (la diferencia es que acudirán con sables láser de plástico).

De todos los juguetes de Star Wars que aterrizarán mañana a las tiendas con el Force Friday, el BB-ocho de Sphero es sin lugar a dudas el que debes tener. Incluso si bien no estés muy interesado en el secundario robótico de la película, fácilmente podrías ganar una comisión al revenderlo a otro coleccionista de Star Wars más adelante.

La enorme mayoría del merchandising de Star Wars que hallarás mañana en las tiendas se van a sentir como un intento de diversas compañías de lucrarse con la franquicia, pero ese no es el caso de BB-ocho. Sphero tenía una oportunidad única para traer al personaje de The Force Awakens a la vida utilizando la robótica que había desarrollado hace unos años y ha hecho fielmente eso. Desde el embalaje, pasando por el diseño detallado del juguete, hasta la app que lo acompaña te hace sentir como si Sphero hubiese estado más preocupada por la creación de un coleccionable excelente de Star Wars que por hacer un juguete de Star Wars.



Nos gustas, R2-D2, de veras. Pese a ello BB-8 nos ha robado el corazón.

Write a comment

Comments: 1
  • #1

    sex telefon (Tuesday, 17 January 2017 22:30)

    szlezwicki